Hasta hace muy poco, Sam Berridge formó parte de Flyte, una banda de Londres que ha contado con cierto éxito en su país. Pero Berridge es lo que podríamos llamar un culo inquieto, y tras un inspirador viaje por Colombia, acabó en Barcelona con una incipiente carrera en solitario.