Las ‘nuevas’ tecnologías y las redes sociales han cambiado por completo la forma en la que interactuamos y nos relacionamos. Lejos de aislarnos, nos han permitido conectar con personas que no habríamos conocido antes, cuando nos veíamos limitados al círculo de personas cercanas físicamente en el trabajo, el lugar de estudios, el barrio o la discoteca. Ahora, podemos quedar con perfectos desconocidos para compartir coche y gastos en un viaje a otra provincia