En la elipsis más larga de la historia del cine, Stanley Kubrick utilizaba un corte para transformar un hueso lanzado al aire por un homínido prehistórico en una nave espacial futurista. Antes, aquel homínido había aprendido a utilizar dicho hueso como arma tras entrar en contacto con un misterioso monolito.