Hubo una época, allá por finales de los ochenta y principio de los noventa, en la que Roxette eran uno de los grupos más importantes del planeta. Fue en esos años cuando regrabaron ‘I Must Have Been Love’ un viejo tema suyo, para la banda sonora de la película Pretty Woman. A partir de ahí, todo es historia, la canción se convirtió en uno de sus mayores hits, y en todo un ícono de la cultura popular de aquellos años. Por eso resulta sorprendente que, más de treinta años después, Joe Crepúsculo y Tomasito se atreven con este clásico.