No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Historias-Para-No-Dormir
Cine/TV

Historias para no dormir 

En Amazon Prime Video está disponible la nueva versión de las míticas Historias para no dormir, serie de televisión de 1966 dirigida por Chicho Ibáñez Serrador -hoy le llamaríamos Front Runner- en la que cada capítulo contaba una historia de misterio, suspense o terror -en el año 2007 ya hubo un remake con directores como Álex de la Iglesia o el propio Paco Plaza-. Ahora, cuatro directores relevantes del cine español se encargan de proponer cuatro nuevas historias con resultados que me parecen estimables.

Cine/TV

Antidisturbios 

Análisis problemático pero muy interesante el de Antidisturbios, la serie que Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña (director y guionista) firman para Movistar Plus. Un producto potente y adictivo -sus seis capítulos se quedan muy cortos- cuya gran virtud es el juego que se establece con el espectador y con la realidad, una cualidad que ha sido marca de estilo de Sorogoyen y Peña en trabajos previos. Tras firmar la enigmática Madre (2019), esta pareja de autores vuelve al terreno de su mayor éxito, El reino (2018).

Cine/TV

Madre 

Madre me parece una nueva muestra de la pericia como narrador de Rodrigo Sorogoyen -El reino (2018)- y de su inteligencia para manipular al espectador. La película parte del electrizante y aterrador cortometraje del mismo título, que aquí funciona como prólogo, revelando su verdadera función como obra incompleta. No se puede decir que la historia de Madre, el corto, continúe estrictamente en Madre, el largometraje, sino que funciona como una premisa, prácticamente aislada, que da pie a un drama que consigue mantener la desazón de su planteamiento.

Cine/TV

El Reino: tirar de la manta 

¿Puede ser el político corrupto nuestro personaje arquetípico nacional? Algo así como el cowboy, el gángster o el samurái, cuyas historias siguen siempre unas pautas similares, cimentadas a través de cientos de novelas, películas y series. Nuestro servidor público corrompido, a través de las noticias, ha adquirido también un relato dramático propio cuyas etapas conocemos de antemano. Igual que sabemos que el pistolero del oeste tendrá un duelo final y el gángster morirá para que sea castigada su inmoralidad, en el político reconocemos ya un esquema que se repite: los inicios ambiciosos; seguidos de los tiempos de auge, lujo, influencia y poder; pero luego, la inevitable filtración o chivatazo que lleva a la caída, a la marginación de los que antes eran amigos del alma, al escarnio público, a la pérdida de bienes, privilegios y finalmente, a la prisión. Todos los héroes míticos viven el mismo viaje, aunque cambien los escenarios y los nombres: Julián Muñoz, Juan Antonio Roca o Luis Bárcenas.