Algunos libros aparecen cuando menos te lo esperas. En cambio, otros no pueden ser más oportunos. Normalmente, detrás de ellos hay un buen editor, como es el caso que nos ocupa, Capitán Swing, siempre ojo avizor a la realidad que nos rodea. Roba este libro apareció originalmente en 1971, como guía y al mismo tiempo manifiesto indisociable de la contracultura más comprometida y activa políticamente, pergeñado por uno de sus líderes más carismáticos y singulares, uno de los fundadores del movimiento yippie —la rama hiper-politizada de los hippies—, el sinpar Abbie Hoffman. Pero en 2016, este volumen se convierte en un incontestable recordatorio de que la historia no solo es cíclica. Con demasiada frecuencia, es jodidamente cíclica y salvajemente cruel.