Lo que más admiro de Clint Eastwood es su simplicidad. Sus películas parece que se hubieran hecho solas. La cámara desaparece y adopta una postura -creo yo- bastante neutral, que nos obliga a leer en las imágenes. Porque, por lo general, no va a darnos más pistas de las necesarias.