Nos vamos —tranquilos, sólo por un par de semanas, y una cosa es segura, uno no va a dejar de leer—, pero antes de «coger» las vacaciones os dejamos con una última lectura. Una muy especial, porque su autora es una de las «grandes entre las grandes». Ni más ni menos que Carson McCullers y Reloj sin manecillas, la que sería su última novela. Un drama sureño con todas las letras y la carga de profundidad «marca de la casa» de la autora de Columbus, Georgia, que nos llega cortesía de Seix Barral, felizmente empeñada en reivindicar a la incomparable escritora en el centenario de su nacimiento.