Disney confirma con Raya y el último dragón su apuesta por los personajes femeninos que se alejan de las desvalidas princesas tradicionales. Raya es una joven princesa, sí, pero también una guerrera heroica que no necesita príncipe -ni siquiera tiene interés en el amor, al menos, del sexo opuesto- y que se echa sobre sus hombros la misión de salvar al mundo.