No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Teatro

Crítica: Idiota, a la Sala Muntaner 

En los últimos tiempos la popularidad de Jordi Casanovas se ha consolidado gracias a su trilogía sobre la identidad catalana, un merecidísimo reconocimiento a su talento, cierto, pero muchos espectadores añorábamos la vertiente más oscura de sus inicios, la de comedias negras como Un home amb ulleres de pasta y la celebrada Sopar amb batalla. Quizás el autor de Vilafranca del Penedès también echaba de menos la diversión de los primeros años y por eso ahora ha recuperado el espíritu de aquellas piezas en Idiota, un juego perverso sobre nuestra sociedad actual donde las carcajadas están aseguradas a pesar de la tensión a la que son sometidos los protagonistas, un montaje estrenado en la Sala Muntaner que ya se ha convertido en todo un éxito de público y crítica.

Teatro

Crítica: La partida, en el Teatre Romea 

Seguro que si os digo que la vida se puede reducir a una obra de teatro, la mayoría de vosotros pensaríais que probablemente sí, que con una buena obra de teatro todo es posible. Pero si os dijera que la vida se puede reducir a una partida de cartas, y más concretamente a una de póker, posiblemente me costaría más convenceros. Pues bien, este es el objetivo de Julio Manrique, que con el estreno de La partida nos presenta un esbozo de la vida de varios hombres marcadas por las figuras del póker.

Teatro

Crítica teatral: Un aire de família, en el Teatre Romea. 

Hay ocasiones en las que cuando uno va al teatro se encuentra sobre el escenario no una ficción sobre la realidad sino la realidad misma, traspuesta allí con toda su materialidad, de una forma en la que si uno no estuviera sentado en la butaca y acompañado por el resto de espectadores le costaría distinguir qué es real y qué no lo es. Esto es lo que pasa con Un aire de família, estrenada en el teatro Romea el pasado 7 de septiembre y que, a través del texto de Agnès Jaoui y Jean-Pierre Bacri nos permite, cual voyeur atrevido, ser testigos de un día, o más bien una noche, en la vida de una familia cualquiera.

Teatro

Crítica: Cap al tard, en La Villarroel. 

Anochece en Barcelona. Y un espejo la recorre. Para destacar su parte más íntima. Sin prisas y sin apenas ganas. Porque da mucha pereza. Y es que nuestro guía no siente que se pueda hacer de otro modo. Por lo pronto, ya nos aclara de antemano que nos recibe en un café y, con él, estamos invitados a bostezar.