Durante las tres horas y media de duración de Quién lo impide hay dos pausas que permiten el descanso del espectador. En uno de estos intermedios de 5 minutos hice una foto de la pantalla con el cartel que indicaba el tiempo que restaba para la reanudación de la película y colgué dicha imagen en mis redes sociales