El sur de Londres se ha convertido en todo un hervidero de bandas que está llevando, una vez más, a la capital inglesa a ser el centro de miras de la industria musical. De allí han salido grupos como Black Country, New Road o Dry Cleaning, que tienen una propuesta centrada en el rock, pero también nos encontramos con otros estilos musicales. Es el caso de PVA, una banda que juega con la oscuridad y el post-punk, pero desde la pista de baile.