Planta permanente -ganadora en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva- es uno de los mejores retratos del ecosistema laboral que se hayan puesto en una pantalla de cine.