Lo mejor que se puede decir de Plan de fuga es que detrás de un título que dice poco, hay cine de género del bueno, sin pretensiones, pero también sin concesiones.