Máximo Ruiz Ferrer fue un adelantado a su tiempo, un espíritu intrépido, el primer hipster de la historia, catador de chicles ocasional, estudioso de la antigravedad y un importante viajero del tiempo nacido en el siglo XXII.