Pieles tendría que haber sido hecha con cuatro duros. Eduardo Casanova -hay que dejar de hablar de él como «el chaval de Aída«- sorprende estrenándose con una comedia melodramática que busca provocar a través del mal gusto.