El segundo larga duración del primogénito del Beatle Paul MacCarntey y su primera mujer Lisa MacCartney, bien podría ser un buen reclamo para escucharlo pero lo que nos encontramos es un compositor con una fuerte personalidad que no huye de sus raíces, es más se ayuda de ellas para mandarnos a un viaje imposible por toda la geografía musical. En momentos estamos en Seattle años 90, para aterrizar en el Nashville Sound, haciendo escala en el Rock Neoyorkino, elementos que plasma en “The Blackberry Train” (James McCartney Limited 2016).