Olvidad por un instante que los nuevos Cazafantasmas son mujeres y la estúpida polémica que hubo al respecto en Internet. La decisión de elegir a Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon y Leslie Jones para interpretar a las protagonistas es lo mejor de este reboot dirigido por Paul Feig. Estas cuatro actrices son estupendas cómicas y hasta podría decirse que consiguen una química en pantalla más satisfactoria que los originales. Seamos realistas: la película de 1984 es mucho mejor, pero el entrañable Harold Ramis -director de Atrapado en el tiempo (1993) ya fallecido, y homenajeado aquí con un busto con su rostro- apenas “interpretaba” y Winston (Ernie Hudson) no era más que una comparsa -el propio actor se ha quejado públicamente de lo reducido de su papel-. Por lo que podemos decir que, en estas nuevas Cazafantasmas, el grupo de actrices es lo mejor de la función. Ahora bien ¿El resto de la película? No mola tanto.