No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Aquaman – Todo incluido 

Fantástico pastiche, Aquaman es el blockbuster perfecto para las nuevas generaciones. Su nulo desarrollo dramático se compensa por la pura acumulación de ideas, situaciones y estéticas que se suceden sin descanso. James Wan se puede calificar como un Sam Raimi en versión comercial: tras cultivar el cine de terror –Saw (2004), Insidious (2010) y Expediente Warren (2013)- Wan hace una de superhéroes -como Raimi hizo Spider-Man (2002)- para asaltar definitivamente el cine de gran presupuesto -recordemos que ya firmó Fast and Furious 7 (2015). Y vaya si lo ha conseguido. Aquaman es un éxito que supera los logros de Wonder Woman (2017) y por supuesto deja mal parados a El hombre de acero (2013), Batman v. Superman (2016), Escuadrón Suicida (2016) y hasta la Liga de la Justicia (2017). De hecho, quizás consciente de esos fracasos y de que no estamos ante el superhéroe más carismático de DC -rescatado recientemente en los tebeos por el guionista Geoff Johns, que aparece acreditado en el film- Wan pone toda la carne en el asador y el pescado también.

Cine/TV

Bone Tomahawk (S. Craig Zahler 2015) 

La frontera es sin duda uno de los escenarios más habituales del western. Un lugar sin Ley, sin civilización, en el que los colonos luchan por sobrevivir, pero también para construir el futuro de sus hijos, para forjar un país, obviamente, los Estados Unidos. Bone Tomahawk es un western crepuscular porque su historia tiene lugar cuando esa frontera prácticamente ha sido conquistada: “El profesor”, interpretado por el Zahn McClarnon de la serie Fargo, es un indio integrado. Brooder (Matthew Fox) es un superviviente de esas guerras entre indios y hombres blancos, ya pasadas. Lo que propone el director y guionista S. Craig Zahler es el encuentro de esos cowboys casi civilizados con un vestigio. Con algo mucho más primitivo que los indios. Con hombres malos que matan, pero no para robar como “Buddy” (David Arquette), sino para comer. El enfrentamiento entre estos trogloditas caníbales es lo que convierte Bone Tomahawk en una película de terror.