Bienvenidos a la fiesta de la Ciudad Eterna, a un Congreso de atroces reflexiones en torno a la estupidez, al enloquecedor circo de la banalidad “Chic”, vean los y preciosos ornamentos que disimulan la Infinita Tristeza.