Lo más parecido a los sueños es el cine. En ellos somos espectadores de imágenes que van de lo cotidiano hasta lo imposible y que, mientras dormimos, están unidas por su propia lógica, a la que no encontramos sentido tras despertar. Las imágenes que ha creado Jordan Peele en ¡Nop! tienen el poder misterioso de los sueños.