No descubro nada al afirmar el hecho de que el deseo es uno de los motores primordiales de la actividad...