La historia discográfica del proyecto del valenciano Juanjo Pedro (con importante aportación del productor angloportugués Paulo Murphy) está destinada a regirse por los prejuicios. No los hay en su cocktail musical, donde podemos encontrar ingredientes de lo más dispar, desde el petardeo hasta la electrónica high brow, pasando por el synth indie que Extraperlo o El Guincho han puesto tan en boga, o por el pop más carlosberlanguiano que hayamos escuchado desde el fallecimiento de su creador.