No sé si os acordáis de aquella fantástica película de Spike Lee titulada  25th Hour (creo que aquí se llamaba La Última Noche), en la que Edward Norton pasaba su último día en libertad antes de ingresar en la cárcel. En una escena de la película, una adolescente Anna Paquin se colaba en la sala VIP de la discoteca donde estaban haciendo la despedida de Norton, y comentaba emocionada que Daft Punk habían estado allí.