El impacto artístico de la madurez suele ser intangible. Nos guiamos por la intuición, y a veces por mera inercia para decir que la obra de alguien ha madurado a lo largo de los años. Pero rara vez tenemos un referente claro al que agarrarnos. Natalie Merchant, quien ya sonaba “madura” como líder veinteañera de los 10.000 Maniacs, ha aprovechado el 20 aniversario de su debut en solitario, Tigerlily para sacar una foto fiable de cómo le han sentado estas dos décadas a su manera de interpretar este material. Paradise is here es justamente eso, una nueva aproximación a las canciones de aquel trabajo, regrabadas en estudio y con una producción más desnuda y acústica.