Arrancó el mundial de la vergüenza —en realidad, van unas cuantas infamias— en Catar. Y en la sección de libros…