Si los finales felices de las comedias románticas suelen tener lugar en una apoteósica boda, lo mejor que se puede decir de Mesa 19cuyo casi único escenario es un enlace matrimonial- es que convierte dicha celebración en un trance amargo mucho más cercano a la realidad.