Siempre hay que mirar con recelo a los súper grupos que aparecen de vez en cuando. El hecho de que varios miembros de bandas famosas se junten para dar rienda suelta a lo que no pueden, o no quieren, hacer con sus grupos principales, no significa que tenga que salir bien. Es más, son muchos los que, a lo largo de la historia, han fracasado en este intento -¿alguien se acuerda del disco de Metallica y Lou Reed?-.