Mass es probablemente una de las mejores películas de 2022. Una modesta obra que plantea un intenso drama con apenas cinco elementos principales: cuatro actores y un escenario. La ópera prima del actor Fran Kranz -dirige y escribe el guión- no necesita de más elementos -ni siquiera recurre a la música extradiegética- para subyugar al espectador y llevarle al extremo de sus emociones a través de la ordalía que viven los personajes en la pantalla.