No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Libros

Carter, Ted Lewis (Sajalín, 2017) 

Nuestra querida editorial Sajalín sigue a «lo suyo», añadiendo otra pieza, en este caso de postín, indiscutible «caza mayor», a su indispensable colección Al margen. Porque este Carter, la obra más celebrada del británico Ted Lewis, está considerada la referencia fundacional de la novela criminal británica moderna y, gracias a su adaptación cinematográfica Get Carter, con Michael Caine como protagonista —imposible no detenerse a hojear el libro una vez divisada su impactante cubierta— es todo un icono del género negro.

Noticias

Escucha al completo el nuevo trabajo de Bryan Ferry 

El 17 de noviembre se pone a la venta “Avonmore”, el decimocuarto trabajo en solitario de Bryan Ferry. En él, el de Durham, se ha rodeado de grandes colaboradores, y ha vuelto al sonido más sofisticado de los Roxy Music más elegantes. Para ello ha contado con las guitarras de Mark Knopfler, Nile Rodgers, y Johnny Marr, que además, ha escrito junto a Ferry ‘Soldies Of Fortune’. Pero no son los únicos, por aquí también nos encontramos con Flea, Marceo Parker y Ronnie Spector, que ponen su granito de arena para que esta colección de canciones salga a la luz. Además de Rhett Davies, su mano derecha, con el que Ferry ha trabajado a medias en la producción.

Noticias

Bryan Ferry anuncia nuevo álbum con colaboraciones de lujo 

Bryan Ferry está de lo más activo en los últimos meses, y tras una gira con una buena cantidad de fechas, y una colaboración con Todd Terje, el británico por fin anuncia canciones nuevas. El que fuera líder de Roxy Music ya tiene preparado su nuevo trabajo, se llama “Avonmore”, y es el primero tras el notable “Olympia” de 2010. Además, viene cargado de sorpresas, ya que ha llamado a unos cuantos amigos y por el estudio de grabación han pasado artistas tan ilustres como Johnny Marr, Nile Rodgers, Flea, Ronnie Spector, Mark Knopfler y Maceo Parker.

Discos

Darkside, Psychic (Matador, 2013) 

Nicholas Jaar es un tío impredecible, un enfant terrible de la electrónica, pero de los de verdad, de los que se ven tan sobrados de talento, técnica y visión espacial, que les da igual saltarse todas las normas convencionales por las que suelen pasar los que aspiran al lustre mediático dentro del género.