Requin Chagrin es el proyecto de Marion Brunetto, una chica francesa que ya lleva una década practicando un dream-pop que nada tiene que envidiar al que se hace en el mundo anglosajón. Es más, el hecho de que cante en francés, le da un toque novedoso al asunto. Y es que, esa la delicadeza con la que encara algunos de sus temas, le viene de maravilla a sus paisajes ensoñadores. Algo que se puede comprobar en ‘Bye Bye Baby’, el que es el tercer disco de su carrera, y una de las grandes sorpresas de esta primavera.