Pocos cineastas tienen tantos altibajos como François Ozon, afortunadamente parece que estamos en una de sus rachas y después de la multipremiada “En la Casa” (2011) se presenta de nuevo con esta acertada e inquietante película.