Plenamente consolidados después de cuatro acertados discos previos (y varios EP’s), Manchester Orchestra aprovechan su última entrega para aumentar ambición y presentar un álbum que repunta en épica y cuenta con una lujosa (y en su mayor parte bien medida y favorecedora) producción. Situados en algún punto cercano al de compañeros con mayor repercusión universal como Fleet Foxes, My Morning Jacket y (sobre todo) Band Of Horses, los norteamericanos parecen aspirar a todo gracias al potencial y la grandilocuencia global del presente trabajo.