Mirai es simplemente irresistible. Nominada al Oscar a la mejor película animada -perdió con Spider-Man: Un nuevo universoestamos ante un buen ejemplo de la calidad del cine animado japonés tradicional. La propuesta es sorprendente: desde un tratamiento deliciosamente costumbrista, entramos en la casa de una familia a la que llega un nuevo miembro, Mirai, la hermana pequeña del protagonista, Kun, un niño de cuatro años y de armas tomar. Sus celos serán la fuente del conflicto, resuelto con una gran capacidad para el detalle veraz, para recrear la sensación de lo cotidiano a través del anime.