Mezclamos una buena dosis de surrealismo con un puñado de buen humor. Agitamos con un anecdotario del rock que el tiempo ha transformado en leyenda. Añadimos, claro, algo de música y… eso es Paul está muerto, el atractivo combinado que nos propone la editorial Errata Naturae. Mitomanía pura.