Joy es la tercera colaboración de Jennifer Lawrence y el director David O. Russell, una combinación que hasta ahora ha dado como fruto premios, nominaciones, pero no “grandes” películas. Joy, probablemente, tampoco lo es, pero quizás es la mejor de las tres.