No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Conciertos

Lunchmeat Festival 2016 

Viejo es el viento y aun sopla. El techno sigue siendo patrimonio de la vieja Europa, incluso en aquellos países donde la tradición del 4×4 brillaba por su ausencia. Estuve viviendo hace un lustro en República Checa y era un país perdido entre el drum & bass más facilón y agresivo, mientras que en los clubes más pequeños sonaba technohouse que agradaba a las masas que precisaban de alquimia y Master Card para llegar al éxtasis sonoro. Pero la escena, desde mi humilde punto de vista, no era nada especial. Se beneficiaba de su turismo y del irrisorio precio de la cerveza para tener clubes llenos y apariencia de vanguardia.

Breves

Lunchmeat Festival 

Que Praga está virando hacia el techno es una realidad palpable desde hace un par de años. Uno de los últimos reductos del drum and bass se está dejando querer por los sonidos más ásperos e industriales que tan bien identifican al país vecino alemán.
Conciertos

Crónica Lunchmeat Festival 

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, y salvo contadas excepciones estoy de acuerdo con dicha frase. Pero aquí andamos, en Praga de nuevo, y con el objetivo más que factible de mejorar la anterior etapa. En apenas tres años Praga ha cambiado radicalmente a mis ojos: ciudad menos soviética y más europea, sigue siendo barata pero la oferta de bares y conciertos crece sin parar, y sobre todo, el techno ha llegado a la ciudad para quedarse. En una ciudad en la que había drum and bass por castigo y que sonaba hasta en las iglesias, el techno ahora compite por dominar los antros de la ciudad con paso firme. Y un ejemplo es lo que ocurrió este fin de semana en la Galería Nacional.