Uno de los discos más solemnes de este 2008 es sin duda alguna el de Lucas 15, y ya no sólo por su bíblico nombre, sino por la excelente forma con la que Xel Pereda y Nacho Vegas han llevado a su terreno, el rock, canciones tradicionales asturianas.