Parece claro que Luca, la nueva película de Pixar que se estrena directamente en Disney Plus, es una metáfora sobre la discriminación de la comunidad LGTBI: el protagonista (Jacob Tremblay) es una criatura marina que descubre el mundo de la superficie y que puede camuflarse entre los humanos para mezclarse entre ellos.