Casi todas las reseñas que he encontrado en la red de este nuevo trabajo de Anímic hace referencia a su portada. No es de extrañar. En estos tiempos de tanta pose amparada en la estética como única excusa, conviene aplaudir cuando un grupo sabe materializar una imagen gráfica tan en sintonía con la propuesta musical a la que acompaña.