En un momento de Los renglones torcidos de Dios -la película- un conserje retira el retrato de Franco de la pared de una comisaría para colocar el de un joven Juan Carlos I. Fuera de los muros del manicomio -o psiquiátrico- en el que ocurre la historia, España estaba cambiando.