Detrás de Los Mitchell contra las máquinas está la varita mágica de los productores Phil Lord y Christopher Miller, responsables de maravillas como La Lego película (2014) y Spider-Man: un nuevo universo (2018). Aquí imprimen su particular sentido de la comedia como productores en una cinta animada que es una maravilla: divertidísima, visualmente chulísima y con corazón.