Loop fueron una de esas bandas que llevaron el ruido mucho más allá. A finales de los ochenta, su mezcla de ritmos motorik, con potentes y sucias guitarras, resultó ser un soplo de aire fresco en una escena rock británica que estaba a otras cosas.