Memorable. De principio a fin. El concierto de Lisa Hannigan del pasado martes en la Sala Apolo fue una de esas noches largamente esperadas por uno, pero cuyas altas expectativas fueron rebasadas con creces. Y, por favor, basta de reseñas y crónicas de conciertos en las que tiene que mencionarse al gran Damien Rice para referirse a ella. Hace ya mucho tiempo que no necesita «padrinos» de ningún tipo para defender su discografía o su talento encima de un escenario.