Son buenos tiempos para la neo-psicodelia en medio mundo, y la escena musical nacional se está poniendo a la altura de la circunstancia con cada vez más y mejores propuestas de corte lisérgico. La última y dignísima aportación es esta formación de El Garraf, una región cuya combinación de paisajes y talentos bien podría otorgarle el rango de “Joshua Tree de Cataluña”.