Hay que reconocer que tiene un mérito enorme lo que está consiguiendo The Weeknd en los últimos años. Ya no solo por las cifras de vértigo que manejan los streamings de sus canciones, también por cómo ha reconducido su carrera hacia mundos más asequibles sin descuidar la calidad de sus composiciones. Además, con un nivel de trabajo de lo más frenético, ya que, entre colaboraciones, y algún que otro remix de las canciones de su anterior trabajo, no ha parado en los últimos dos años.