Si algo nos ha enseñado la pandemia del coronavirus es que el fin del mundo no es una espectacular explosión...