Tssstss, me tenéis que guardar el secreto. ¿Lo haréis? Bueno, ahí va -de algo hay que morir-. los Beatles siempre me han dado un poco igual. No, no voy a discutir sobre su importancia capital, fundamental, esencial para entender el pop y el rock. Ni siquiera voy a intentar destronarlos de su inabordable panteón. Simplemente, de la misma forma que nunca he sido fan de Michael Jordan, tampoco lo soy de los cuatro de Liverpool. ¿Cuestión de gustos no?