No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Legión 

Es una gozada ver cómo Legión, creada por Noah Hawley, y basada en los cómics de Marvel desarrollados por Chirs Claremont y Bill Sienkiewicz, utiliza todos los recursos audiovisuales posibles para contar una historia que plásticamente es tan expresiva como un tebeo.

Cine/TV

Legión: ¿por qué vale la pena ver la primera serie de X-Men? 

Legión se podría definir como un cruce imposible entre Mister Robot (2015) y la versión cinematográfica de los X-Men (2000-2017). El protagonista de la historia es David Haller, interpretado por Dan Stevens -irreconocible con respecto a The Guest (2014)- un poderoso -y peligroso- mutante con problemas psíquicos. Esta combinación da como resultado una narrativa no lineal en la que se mezclan los flashbacks y unas supuestas alucinaciones: el personaje no se cree sus propios poderes mentales. Eso sin contar sus posibles problemas psíquicos, las drogas que le obligan a consumir y el montaje orquestado por una misteriosa organización gubernamental. En este último punto encontramos, de momento, la gran conexión temática con las películas, al proponer al mutante como un peligro para la sociedad que debe ser controlado militarmente o directamente eliminado. Pero no hay en el primer capítulo grandes escenas de acción, ni despliegues espectaculares de efectos especiales. La propia elección del protagonista impide que estemos ante “una de superhéroes”: en los cómics originales, Legión es un personaje oscuro, más cercano a un villano. Fue creado en 1985 por Chris Claremont -guionista padre de los X-Men que conocemos- y un dibujante atípico, Bill Sienkiewicz. Poco tiene que ver el trazo de este con las enérgicas figuras de Jack Kirby, la claridad de John Romita Sr. o las proporciones perfectas de John Buscema. Sienkiewicz es un artista conocido por experimentar con diferentes técnicas -la pintura, el collage- en sus viñetas. Desarrolló su estilo en la tenebrosa Moon Knight (1980) y alcanzó su cenit en la miniserie de Frank MillerElektra: Asesina (1987). Un estilo gráfico perfecto para un personaje como Legión, figura atormentada y desdibujada por una grave enfermedad mental. Por cierto, en los tebeos David Haller es nada menos que el hijo del profesor X, Charles Xavier, interpretado por Patrick Stewart y James McAvoy en el cine.