La libertad es a día de hoy tan poco importante que podemos aceptar el hecho de ver esta película sin tan siquiera inmutarnos, sin tan siquiera aterrorizarnos de vivir en un estado opresor que todo lo controla y que es real. A esto yo lo llamo “Terror en estado puro” aunque en este caso no estamos hablando de una película de género sino de un documental.